Etapas:

08-29/12/2015 Descanso en Cape Town.

30/12/2015 Cape Town – Kleinmond (117 Km).

31/12/2015 Kleinmond – Gansbaai (85 Km).

01/01/2016 Gansbaai – Struis Bay (85 Km).

02/01/2016 Struis Bay – Caledon (122 Km).

03/01/2016 Caledon – Franschhoek (98 Km).

04/01/2016 Franschhoek -Morreesbury (103 Km).

05/01/2016 Morreesbury – Citrusdal (86 Km).

06/01/2016 Descanso en Citrusdal.

07/01/2016 Citrusdal – Trawal (104 Km).

08/01/2016 Trawal – Lutzville (63 Km).

09/01/2016 Lutzville – Bitterfontein (76 Km).

10/01/2016 Bitterfontein – Kharkams (92 Km).

12/01/2016 Kharkams – Springbok (96 Km).

12/01/2016 Springbok – Kleinsee (111 Km).

13/01/2016 Kleinsee – Port Nolloth (70 Km).

14/01/2016 Port Nolloth – Alexander Bay (89 Km).

15/01/2016 Alexander Bay – En mitad del Desierto (64 Km).

16/01/2016 En mitad del Desierto – Rosh Pinah (61 Km) (Entrada en Namibia).

Sudáfrica

Aterricé en Ciudad del Cabo después de veintitantas horas encerrado en aviones y aeropuertos. Estaba hecho polvo de todo el viaje, en un avión se duerme pero nunca se descansa. El equipaje estaba en orden, aunque Bucéfalo había sufrido un poco de maltratos, por suerte lo embalé y protegí a conciencia antes de facturarlo en Sao Paulo.

Por suerte John estaba esperándome, un follower sudafricano aficionado al ciclismo, que me brindó su hospitalidad durante los días que hice la puesta apunto para encarar el reto de cruzar África a puro pedal.

John me llevó en coche hasta su casa en un barrio muy tranquilo, a 30 kilómetros al Sur del centro de Ciudad del Cabo. En su propiedad tiene una antigua escuela que a convertido en un hotel. Me dejó ocupar una habitación con baño privado y agua caliente, además tenía cocina, piscina, espacio y tiempo para reorganizarlo todo. Es un privilegio que empecé a disfrutar durmiendo 12 horas seguidas.

Por la noche cené con John y su familia, su esposa Talitha y su hija Lulu. Aun estaba con la cabeza enfrascada por el viaje y el jet lag, pero sobretodo asimilando que ya estaba en África. Después de más de un año hablando Español en Latinoamérica, volvía a utilizar mi oxidado inglés.

La primera semana la pasé tranquilamente. Comiendo y durmiendo bien, actualizando mi web y las redes sociales, organizando fotos, vídeos y diarios para publicar, limpiando toda la ropa y el equipo, repasando todo el material y terminé haciendo una larga lista de cosas que necesitaría para cruzar el cuarto y último continente del viaje.

Con el dinero recaudado en el Crowdfunding pude comprar: Linterna, pilas, un pantalón, un par de camisetas de manga larga para pedalear, calcetines, unas botas nuevas, ropa interior…llevaba más de un año sin comprarme ropa. Encargué a una tienda de Holanda dos cubiertas Schwalbe Marathon Mondial 700x40C y un portaequipajes trasero Tubus. Me hice con crema solar, repelente de mosquitos, cinta americana, guantes de ciclismo, dos caramañolas de aluminio, kit de reparación para pinchazos y bridas. Bucéfalo paso por el taller para recibir un mantenimiento exhaustivo. Le cambiamos los piñones, la cadena, alineamos las dos llantas, apretamos los radios, cambiamos los frenos y me llevé 10 radios, dos juegos de pastillas de frenos y dos cámaras de repuesto. En cada recado, en cada compra y en cada paso de la preparación sentía que estaba comenzando un nuevo viaje, y de hecho así era.

Los días fueron apacibles y tranquilos, aunque una mañana hablando con uno de los pintores que estaba restaurando la fachada del edificio, vimos como una serpiente Boomslang intentaba entrar a la cocina por la ventana. Nos ayudamos de un palo para dirigir a la venenosa serpiente lejos de la casa, aun no había dado ni una pedalada y me había topado con mi primera aventura.

Diario Sudáfrica.1

(Sacando la serpiente Boomslang)

Los neumáticos y el portaequipajes que encargué tardaban demasiado en llegar. Los enviaron por correo ordinario ya que era la opción más económica, pero el retraso se debía especialmente a que las navidades estaban a la vuelta de la esquina y el servicio postal es más lento de lo que suele ser.

Sin darme cuenta llegó el 24 de Diciembre, y digo sin darme cuenta porque con días soleados y 30ºC me es complicado ubicarme en tan señaladas fechas. A pesar de echar más que nunca en falta a mi familia y amigos, viví mis terceras navidades del viaje junto a John y su familia, disfrutando de la nueva experiencia. Durante la cena tuvieron el precioso detalle de dejarme un regalo bajo el árbol, una camiseta con un repelente de mosquitos para las noches africanas que me deparaban. Curiosamente cada navidad del viaje las he pasado en un continente diferente. Después de vivirlas en Asia, América y África, espero que las próximas sean en Europa.

Diario Sudáfrica.2

(Pasando las navidades en Ciudad del Cabo con John y su familia)

A dos días de fin de año Talitha recibió un mensaje en su teléfono móvil, el envío ya había llegado a la oficina de Ciudad del Cabo. Mientras John conducía hacia el centro de la ciudad, solo podía pensar en que me depararía esta nueva aventura, que sorpresas me tenía preparadas y que obstáculos tendría que superar. Después de tanto tiempo viajando y de afrontar tantas complicaciones, quien me iba a decir a mi que estaba apunto de emprender el viaje de vuelta a casa cruzando África en bicicleta.

Nada más volver a casa de John instalé los nuevos neumáticos, y escribí en ellos los 64 nombres de los Crowdfunders que me habían dado la oportunidad de seguir luchando. Acoplé el nuevo portaequipajes y con el antiguo en la mano pude ver lo verdaderamente destrozado que estaba. Me lo dieron de regalo al comprar las alforjas antes de empezar el viaje, y recuerdo como el dependiente me dijo: “Ese portaequipajes solo te vale para salir del paso”, y justamente eso mismo ha hecho, salir del paso durante 48.000 kilómetros y numerosas caídas.

John hizo una barbacoa de despedida y casi no encontraba las palabras para agradecerles todo lo que hicieron por mí esas 3 semanas. Con la salida del sol empezaba mi aventura por África y di la primera pedalada. Puse rumbo en dirección Sureste para visitar el punto más al Sur del continente, el Cabo de las Agujas, situado a 300 kilómetros de Ciudad del Cabo.

Diario Sudáfrica.3

(Empezando el viaje por África)

El calor era intenso y el sol pegaba muy duro. Estrenaba mi nuevo sombrero que fue un regalo de un venezolano que conocí en mi última noche en Sao Paulo, y juntos le dimos el nombre de Caipiriño.

No fui muy prudente al pedalear con tanta fuerza después de un parón tan largo, pero el cuerpo me lo pedía. Al atardecer inicié mi primera búsqueda del campamento en África, pregunté en un par de hostales haber si me dejaban acampar en el jardín pero no hubo suerte. Terminé pedaleando 15 kilómetros de noche para llegar a un camping, en el que tampoco me permitieron entrar porque las oficinas estaban cerradas, ordenes del jefe, así que decidí acampar en la entrada y punto. Por la mañana hablé con el dueño a ver si podía utilizar los baños, pero no me dejó porque no había pagado.

La segunda jornada fue a la vez el último día del año. Mi intención era llegar hasta el Cabo de las Agujas, pero el largo periodo sin pedalear unido a la dura marcha que llevé el día anterior derivó en un agudo dolor en la rodilla izquierda, mi pierna dominante. Había forzado mucho los tendones en mis primeros kilómetros en África.

Bastante dolorido y con el viento en contra conseguí abarcar 85 kilómetros. Llegué a un camping que estaba totalmente lleno, pero que me recibió con una energía muy acogedora. La dueña me invitó a acampar sin coste alguno, puse mi hogar portátil al lado de una familia que me invitó a cenar, brindamos todos juntos y les enseñé como recibimos el año en España: Comiendo las doce uvas por cada campanada del reloj de la Puerta del Sol, eso si, imitando las campanadas con una cuchara y una botella vacía. Ya puedo estar en cualquier parte del mundo, que yo el 31 de Diciembre me tomo mis doce uvas, si o si!

Diario Sudáfrica.4

(Preparado para recibir el año con las uvas, y para brindar un vino barato aunque rico)

El primer día del año, alcanzo Struis Bay después de haber palpado mi primera pista de tierra atravesando el Parque Nacional de las Agujas. La rodilla me da menos problemas en esta jornada y paso la noche acampado junto a la playa. Por la mañana fui a desayunar al punto más al Sur del continente, donde se unen los Océanos Atlántico e Índico. Es en este lugar donde ubiqué mi kilómetros cero en África, decidido a luchar por conectarlo con Alejandría a base de pedaladas.

Diario Sudáfrica.5

(En el punto más al sur del continente africano)

Con nuevo rumbo el terreno cambió. Yendo hacia el norte las colinas no dejaron que mi rodilla se recuperase, parecía una broma de mal gusto empezar con esta complicación. Los días transcurren con un calor demoledor, el termómetro se fijaba durante varias horas en los 45ºC y había momentos que alcanzaba los 50º C. El sol rebasa el horizonte a las 05:30 am, y a las 06:00 am el interior de la tienda es un horno. Mi cuerpo necesita en esas condiciones un litro de agua a la hora. Empiezo a disminuir poco a poco el agua que ingiero para curtir el cuerpo y prepararlo para Namibia. Finalmente disminuyo la cantidad a la mitad.

Diario Sudáfrica.6

(El sol no perdona en África)

Escalo mi primer puerto de montaña y siento la rodilla totalmente recuperada. Me invitan a acampar y a cenar en un B&B. Parece que la experiencia de mi primera noche en ruta, fue simplemente que me crucé con los tres únicos antipáticos de Sudáfrica. Estaba volviendo a coger el ritmo y a sentir la energía a la que estoy acostumbrado. Pero cometí un serio error antes de salir de Ciudad del Cabo y lo iba a pagar caro.

Intentando estirar el dinero del Crowdfunding, me arriesgué a no cambiar los pedales con la esperanza de que aguantaran un par de meses más, a pesar de que sabía que estaban muy dañados. Terminando una etapa se cayó el pedal derecho después de moler la rosca del plato. Lo que me podría haber salido barato ahora me saldría caro.

Después de empujar 15 kilómetros, llegué a un puesto de policía donde me apañaron un pedal con un tornillo largo y un par de tuercas. Pedalee 23 kilómetros más hasta el siguiente pueblo donde cambié los pedales y el plato. Con la ultima visita de Bucéfalo al taller y unos pedales que ya no chirriaban, seguimos cruzando largas pistas de tierra.

Diario Sudáfrica.7

(Improvisando un pedal con un tornillo y dos tuercas)

Una noche terminé acampando junto a un pueblo y recogiendo agua de una tubería rota. Antes de dormir se me acercó un señor que de casualidad me vio con la última luz del atardecer. Fue bastante pesado hablándome de su vida, me contó que estuvo en la cárcel por drogas y me pidió que le invitara a una cerveza, después me pidió directamente dinero y le dije a todo que no. Antes de irse me lanzó un aviso-amenaza: “Ten cuidado que esta noche te pueden asaltar”. Tengo mucha paciencia pero cuando esta se me acaba dejo de ser educado, así que le hice saber mi aviso-amenaza: “Solo tú sabes que estoy aquí durmiendo, si algo me pasa, ya se a por quien tengo que ir”. Nadie más vino a molestarme en toda la noche, pero no dormí nada bien. Por la mañana recordé como intuí días antes que el pedal me daría problemas y decidí no hacer nada, de la misma forma que intuí un grabe peligro al no mover mi campamento después de tal aviso-amenaza y tampoco hice nada. Siempre digo que hay que hacer caso a tus instintos y yo mismo me salté la norma en dos ocasiones, pero ya no más. Parece que el largo letargo para cruzar el Atlántico me había hecho olvidar ciertas lecciones del viaje, y poco a poco las estaba aprendiendo de nuevo.

Después de varios días desconectado conseguí wifi la noche que dormí en Springbok, y leí un mensaje de Javier Bicicleting, con quien mantenía el contacto desde hacia meses. Estábamos coordinando un encuentro y todo apuntaba a que era el mensaje definitivo. Él estaba bajando en dirección Sur desde la frontera con Namibia e iba a hacer noche en Kleinsee, un pueblo que solo me quedaba a 110 kilómetros en dirección Oeste.

A buen ritmo pedalee los primeros 45 kilómetros por asfalto. Me crucé con los primeros babuinos del viaje, un macho enorme y dos hembras corriendo por el desierto. Los restantes kilómetros fueron por una pista de tierra bastante desastrosa, atravesando colinas, bancos de arena y con el viento en contra. No tenía mucha agua ni comida pero estaba clarísimo que el esfuerzo merecería la pena.

Cayó el sol y me rodeó la oscuridad. Alcancé al pueblo minero sin saber donde encontraría a mi compañero, así que los últimos kilómetros gritaba a cada minuto: “¡¡¡Españaaaa!!!”, esperando alguna respuesta en la silenciosa llanura. Atravesé una solitaria calle a las 22:00 pm y a lo lejos vi una pequeña luz moverse a medida que se acercaba…era mi tocayo que había salido a mi encuentro!! Bicicleting había llegado varias horas antes y la policía le había dado las llaves de una casa deshabitada para que nos sirviera de refugio.

Después de tantos meses hablando a través del ordenador el abrazo del encuentro fue mas que merecido. El acontecimiento se podría catalogar como único en el cicloviaje: Ambos somos Españoles y de Madrid, ambos llevamos una bicicleta Orbea Ravel y estamos dando la vuelta al mundo, sumamos entre los dos más de 100.000 kilómetros, y para rematar la faena ambos nacimos en la década de los ’80 y nos llamamos Javier. Coincidencias que nos hizo sentir que éramos amigos de toda la vida.

Javier Bicicleting estaba finalizando su viaje por África y el mío acababa de empezar. Mientras cenábamos compartimos muchas vivencias y me dio valiosos consejos. Me contó como era su viaje, y la verdad es que sentí bastante envidia de lo bien montado que lo tenía. Es fotógrafo profesional y periodista, vende artículos a revistas, recibe material de varias firmas y económicamente se mantiene. Básicamente vive viajando porque ha sabido como hacerlo, mientras que yo sobrevivo viajando. Aun no he podido descifrar porque a pesar de todo mi esfuerzo nunca he conseguido trabajar con una revista. Le di muchas vueltas a la cabeza antes de dormirme.

Por la mañana intenté abrir la puerta y rompí la llave, así que sacamos las bicis y todas las bolsas por la ventana, fue nuestra última anécdota juntos. Antes de despedirnos nos sacamos la foto de la victoria que quedará inmortalizada para la eternidad.

Diario Sudáfrica.8

(Javier Bicicleting & Colorado On The Road)

Las dos siguientes noches dormí en Port Nolloth y en Alexander Bay, a solo 12 kilómetros de la frontera con Namibia. Llegué al puesto fronterizo de Orajemund bien temprano, cancelé el visado de Sudáfrica, crucé el puente que atraviesa el Río Orange y estampé el visado de Namibia en mi pasaporte. Pero la carretera asfaltada que me llevaría hasta Rosh Pinah es propiedad de una empresa minera de diamantes, y me prohibieron pedalear por ella. Demasiados camiones me decían, no es seguro para ti. Así que tuve que volver a Sudáfrica para remontar el río Orange 80 kilómetros por unas pistas de tierra nefastas, hasta llegar al siguiente puesto fronterizo.

Bajo un ataque de testarudez me negué a regresar a Alexander Bay a por provisiones, sabiendo que tendría que hacer noche en le desierto. Al principio estuve más tiempo empujando a Bucéfalo que montándolo, hasta que cayó la tarde y poco a poco el calor aflojó a medida que la pista de tierra mejoraba.

Pasé la noche en lo alto de una meseta envuelto por el silencio y bajo el cielo estrellado. Cené lo último que me quedaba de comida y racionalicé el agua para la batalla del día siguiente.

Diario Sudáfrica.9

(Atardecer en el desierto)

Con el sol de nuevo en el horizonte inicié la marcha en ayunas antes de que el calor empezara a golpear. Fui bastante lento mientras empujaba en los bancos de arena y roca, en pocos tramos el terreno me permitía pedalear. Por suerte pasó un coche de policía que me dio dos litro de agua para los 30 kilómetros que tenía hasta la frontera. Después me ofrecieron remolcarme y agradecido les dije que no, me sobraban ganas de luchar.

Diario Sudáfrica.10

(Derrape en la arena)

La llegada a la frontera fue más amena pedaleando por una pista de tierra firme, y rodando a buena velocidad. Subí a una pequeña embarcación con la que crucé el Río Orange y por fin pisé Namibia. Pero aun tenía más de 31 kilómetros hasta el siguiente pueblo, Rosh Pinah. A pesar de estar molido, hice ese último tramo con tranquilidad y constancia. Finalmente llegué a la primera gasolinera donde bebí abundante agua mientras caía la noche.

Diario Sudáfrica.11

(Cruzando el Río Orange)

Había una larga cola para pagar  en la tienda, pero se me hizo llevadera. Una vez pude volver junto a Bucéfalo me senté en el suelo y preparé unos bocadillos, no había comido absolutamente nada en todo el día y había superado una etapa extremadamente dura y larga, pero comí sin ansia. Estaba feliz, sonreía mientras me sacudía el polvo de la ropa…había vuelto. La larga parada en Santos y Ciudad del Cabo me habían dejado dormido, pero por fin había despertado la inagotable fuerza que nunca me deja rendirme, que nunca me permite detenerme y que pase lo que pase siempre quiere que avance…había vuelto a ser yo!

“Si intentas ser mejor que los demás…al final siempre encontraras alguien que te supere.

Si luchas por ser mejor de lo que fuiste ayer…al final siempre te encontraras superándote a ti mismo.”

Diario Sudáfrica.12

Mi primera frontera en África: