Cuando estaba pedaleando por Sudáfrica, la noche que dormí en Springbok, leí un mensaje de Javier Bicicleting, con quien mantenía el contacto desde hacia meses. Estábamos coordinando un encuentro y todo apuntaba a que era el mensaje definitivo. Él estaba bajando en dirección Sur desde la frontera con Namibia e iba a hacer noche en Kleinsee, un pueblo que solo me quedaba a 110 kilómetros en dirección Oeste.

A buen ritmo pedalee los primeros 45 kilómetros por asfalto. Los restantes kilómetros fueron por una pista de tierra bastante desastrosa, atravesando colinas, bancos de arena y con el viento en contra. No tenía mucha agua ni comida pero estaba clarísimo que el esfuerzo merecería la pena.

Cayó el sol y me rodeó la oscuridad. Alcancé Kleinsee sin saber donde encontraría a mi compañero, así que los últimos kilómetros gritaba a cada minuto: “¡¡¡Españaaaa!!!”, esperando alguna respuesta en la silenciosa llanura. Atravesé una solitaria calle a las 22:00 pm y a lo lejos vi una pequeña luz moverse a medida que se acercaba…era mi tocayo que había salido a mi encuentro!! Bicicleting había llegado varias horas antes y la policía le había dado las llaves de una casa deshabitada para que nos sirviera de refugio.

Después de tantos meses hablando a través del ordenador el abrazo del encuentro fue más que merecido. El acontecimiento se podría catalogar como único en el cicloviaje: Ambos somos Españoles y de Madrid, ambos llevamos una bicicleta Orbea Ravel y estamos dando la vuelta al mundo, sumamos entre los dos más de 100.000 kilómetros, y para rematar la faena ambos nacimos en la década de los ’80 y nos llamamos Javier. Coincidencias que nos hizo sentir que éramos amigos de toda la vida.

Javier Bicicleting estaba finalizando su viaje por África y el mío acababa de empezar. Mientras cenábamos compartimos muchas vivencias y me dio valiosos consejos.

Por la mañana intenté abrir la puerta y rompí la llave, así que sacamos las bicis y todas las bolsas por la ventana, fue nuestra última anécdota juntos. Pero antes de despedirnos nos sacamos la foto de la victoria que quedará inmortalizada para la eternidad.

Conoce más sobre Javier Bicicleting en su web: www.bicicleting.com