Etapas:

12/11/2014 Liberia – Cebadilla de Punta Arenas (104 Km).

13/11/2014 Cebadilla de Punta Arenas – San José (117 Km).

14-16/11/2014 Descanso en San José.

17/11/2014 San José – Turrialba (84 Km).

18/11/2014 Turrialba – Cahuita (138 Km).

19/11/2014 Descanso en Cahuita.

20-22/11/2014 Descanso en Puerto Viejo.

23/11/2014 Puerto Viejo – Almirante (88 Km) (Entrada en Panamá).

24/11/2014 Almirante – Rambala (74 Km).

25/11/2014 Rambala – Chiriqui (87 Km).

26/11/2014 Chiriqui – San Félix (93 Km).

27/11/2014 San Félix – Santiago (124 Km).

28/11/2014 Santiago – Penonomé (101 Km).

29/11/2014 Penonomé – Panamá City (153 Km).

30/11/2014 Descanso en Panamá.

01/12/2014 Descanso en Panamá.

02/12/2014 Panamá – Colón (100 Km).

03/12/2014 Viaje Colón – Cartagena de Indias (FerryXpress).

04/12/2014 Llegada a Cartagena de Indias (Entrada en Colombia).

Costa Rica y Panamá

Dejar atrás Nicaragua suponía entrar en un país que me ofrecía mas condiciones de seguridad. Durante tres etapas pedalee hacia San José mucho mas relajado a la hora de encontrar campamento y despreocupado por pedalear unas horas en la noche, pero avanzar por Costa Rica no fue nada fácil. Tiene tantas colinas que yo la apodaría Cuesta Rica.

La llegada a San José me reservaba una gran noticia. La locutora española del programa de radio ADN Hoy, Eva Moreno, me estaba esperando para hospedarme, es mas, me llevaba esperando desde que hice la primera entrevista con ella cuando yo estaba en la India 9 meses atrás.

Llegue a casa de Eva un jueves por la noche y me recibió junto a Borja, su pareja, y su perro Clifor. Después de ponernos al día, una buena ducha y recargar el deposito con una ovípara cena, tocaba reponer fuerzas para madrugar y acompañar a Eva a su trabajo, para entrar en directo en su programa de radio. Hasta el momento ya había realizado docenas de entrevistas en directo por teléfono, pero nunca había ido a un estudio. Fue una experiencia totalmente nueva y pasados los sudores fríos del principio, me empecé a sentir cada vez mas cómodo. Una vez finalizamos, estuve hablando con una periodista del periódico La Nación, respondiendo a sus preguntas para publicar un artículo de mi proyecto. Finalizada la breve mañana de trabajo, tocaba volver a casa para organizar, lavar todo el equipo y reparar ciertas averías.

1

(Colorado On The Road en el programa de radio ADN Hoy)

El sábado amaneció con un día perfecto. Eva y Borja me enseñaron la ciudad y sus alrededores teniendo un día tranquilo de turisteo, y el domingo visitamos Cartago. A pesar de que tenga mil cosas que agradecer a la española pareja por abrirme las puertas de su casa, mi mente solo es capaz de recordar una, la tremenda tortilla de patatas que cocino Eva y que me traslado a mi niñez de un bocado.

El lunes antes de partir realice una entrevista en directo en los 40 Principales Costa Rica, y una vez adquirido el habito de llamar a los costarricenses “Ticos” y a despedirme con un feliz “Pura vida”, era hora de volver al asfalto para alcanzar el Mar Caribe.

2

(Colorado On The Road en los 40 Principales Costa Rica)

Invertí dos días en llegar a la costa y pasé la primera noche en las montañas de Turrialba. Con el final de la segunda etapa llegue a Cahuita y me hospede en el camping María. Instale el campamento en la misma costa caribeña con la intención de moverme a Puerto Viejo por la mañana, pero en cuanto amaneció me fue imposible no quedarme un día tirado a la bartola. Además las historias de María eran increíbles, se había recorrido medio mundo junto su ex marido estadounidense y había vivido en cuatro continentes.

3

(Mar Caribe)

Antes de irme la pedí tomarnos una fotografía juntos para recordar a tan carismática mujer, y ella me pidió a cambio que firmara el artículo que salió en el periódico hablando de mi proyecto. Es todo un honor formar parte del muro de la fama de su camping.

Puerto Viejo no quedaba lejos, apenas 20 kilómetros. Fui directo al Hostel Rockin J´s y volví a instalar el campamento. Durante el fin de semana que viví allí me deje llevar por la filosofía rastafari, disfrute de la playa, la arena y el sol, compartí grandes y buenos momentos con otros españoles y conocí a gente de otros lados del mundo, me acostumbre al olor de los cigarros de hierba buena y todas las mañanas me sentí afortunado de estar allí.

Con tanta calma y relajación en el cuerpo casi olvido la sensación de cabalgar el asfalto, así que sin mas rodeos retome el viaje con la mirada puesta en Panamá City. Cruzar la frontera fue algo sorprendentemente nuevo, ya que la unión entre Costa Rica y Panamá es un puente antiquísimo con el suelo formado por tablones rotos con huecos en los que sin duda alguna, una persona podría caerse al rio Sixaola. Nunca me iré a dormir sin conocer algo nuevo.

4

 (Frontera entre Costa Rica y Panamá)

Por delante tenia 7 etapas para cruzar de la costa Atlántica a la Pacífica, pedaleando 630 kilómetros de montañas y colinas, hasta llegar finalmente a la capital panameña. Los últimos kilómetros el terreno mejoro, casi al mismo tiempo que la carretera empeoro. El ensanchamiento de la ruta panamericana ralentizaba todo el transito de vehículos pesados, así que me lo tuve que tomar con paciencia.

La llegada a Panamá City fue gloriosa. Después de varios días de lucha la carretera se convirtió en una autopista iluminada, con 3 carriles y un arcén donde perfectamente cabria un elefante. Atravesé el Puente de las Américas cruzando el canal de Panamá, y llegue a la ciudad mas moderna y desarrollada de todo Centroamérica.

Antes de salir de San José, Borja me dio el contacto de un amigo suyo de la infancia que vive en Panamá, Gonzalo. Cuando después de 7 días te abren las puertas de una casa se escucha una canción angelical al cruzar el umbral. Gonzalo lo tenia todo preparado para que simplemente me dedicara a relajarme y trabajar el fin de semana. Pero por muy cansado que estuviera ni de broma iba a perderme la visita a una de las mayores obras de la ingeniería.

5

(Llegada nocturna a Panamá City recibido por Gonzalo)

A media mañana pusimos rumbo a las esclusas de Miraflores, y llegamos justo cuando un buque de carga iba a ser elevado hasta el nivel del Lago Gatún. El buque entro en la esclusa con un margen de separación entre las paredes de solo 1 metro, mientras era guiado por las locomotoras desde ambos lados. En cuanto se cerraron las compuertas el nivel del agua empezó a subir utilizando solo la fuerza de la gravedad. El inmenso carguero tardo solo unos minutos en alzarse sobre el nivel del mar y adentrarse en el Lago Gatún. Durante todo el proceso no pude apartar la vista ni un solo segundo. Mas tarde visitamos el museo con toda la historia de construcción del canal de Panamá, sentí que había vuelto al colegio.

Mi ultimo día en casa de Gonzalo lo invertí en trabajar con el ordenador, y a la mañana siguiente fui con la bicicleta para despedirme del skyline de Panamá City. Mi siguiente paso seria llegar ese mismo día hasta la ciudad de Colón en la costa atlántica.

6

(Colorado On The Road en Panamá City)

En cuanto llegué a Colón mi primera impresión fue la de entrar en un completo suburbio de ciudad. La idea de acampar ni se me paso por la cabeza y me fui directo a un Motel. Sinceramente me parece un desequilibrio social que a tan solo 70 kilómetros de una ciudad de la importancia económica de Panamá City, se encuentre la abandonada ciudad de Colón.

Desde hace tiempo circulaba el rumor de la apertura de una nueva línea de transporte entre Panamá y Colombia. Muchos hemos sido los viajeros que hemos esperado a que se brindara esa oportunidad para conectar Centro con Sudamérica, y finalmente a principios de Noviembre el FerryXpress era ya una realidad. El único inconveniente es la poca información que hay en la red, sobre las condiciones de viaje de la compañía.

Cuando llegué al puerto me notificaron que mi pasaje costaba 99 dólares, un precio justo para tan largo trayecto, pero mi potro mas mi equipaje adicional que deberían ir en la bodega, iban a costarme un total de 150 dólares más. No tenia ni por asomo esa cantidad de efectivo en ese momento, y aunque lo tuviera no me agradaba la idea de pagar esa suma de dinero, pero fue entonces cuando conocí a Oscar.

En frente mío junto a la oficina de información, había un señor de aspecto amble que enseguida se acerco a entablar conversación conmigo. Oscar viajaba en furgoneta hacia Argentina desde Costa Rica y debía pagar 300 dólares por su vehículo, independientemente de lo que llevara dentro, el peso no era problema.

Bucéfalo viajaría dentro de la furgoneta de Oscar, junto con todas mis alforjas ahorrándome así los 150 dólares y ganando un amigo abordo. Sin su ayuda no podría haber embarcado ese día hacia Colombia.

7

(Oscar junto a su furgoneta cargando a Bucéfalo)

A las 19:00 pm ya estábamos todos abordo preparados para pasar una noche surcando el mar Caribe. El viaje fue tranquilo y por lo menos pude tener el gesto de invitar a mi nuevo amigo a unas cervezas mientras hablábamos en la cubierta del barco.

Estaba dejando atrás Centroamérica y con ello estaba completando la media vuelta al mundo, estaba a punto de hacer tierra en Sudamérica e iniciar la penúltima gran etapa del viaje. Hasta la fecha había pedaleado 31.000 kilómetros por 26 países y vivido 14 meses de aventura, pero no es momento para mirar hacia atrás, sino de afrontar todos los retos que aun quedan por superar.

“Solo hay que mirar atrás para valorar todo lo que hemos sido capaces de lograr, y así coger energías para seguir adelante con más fuerza”

8

(Colorado On The Road antes de hacer tierra en Colombia)

Entrevista en el programa de radio ADN Hoy: