Después del suceso que viví en Pakistán, recibí muchas críticas a través de las redes sociales. Una de las personas que más dio la cara por mí y que más me apoyo fue Álvaro Neil.

Álvaro de origen asturiano, o más conocido como Biciclown, salió de casa en 2004 para hacer realidad su proyecto MOSAW (Miles of Smiles Around the World, millones de sonrisas alrededor del mundo), dando espectáculos gratuitos de Clown para las personas mas humildes.

Cuando llegué a Guadalajara, México, conocí a Lorenzo Rojo y Salva Rodríguez, dos viajeros españoles que me pusieron al tanto de la ubicación de Álvaro…estábamos en le mismo continente. En la Casa Ciclista de Tumbaco, Ecuador, Santiago me dijo: “¿Eres español? Pues hace nada paso por aquí Biciclown”. Lo mismo me dijo Lucho en la Casa Ciclista de Trujillo, Perú, y después Giovanni en Juliaca, cada vez estaba más cerca. Pensé que lo encontraría en la Patagonia argentina, pero él al llegar a Ushuaia tuvo que volar hasta Buenos Aires para salvarse del invierno patagónico, volvía a estar delante mío. En Foz de Iguazú, Brasil, fui a firmar en el libro de visitas de la Casa Ciclista ¿Y quien fue el último en firmar? Exacto! Biciclown, lo tenía a 3 semanas de pedales.

No lo alcance en Sao Paulo ni tampoco en Río de Janeiro, pero por suerte se detuvo en Ilhabela para alquilar una casa y escribir su sexto libro. En Río de Janeiro llevé una búsqueda fallida de un barco que me pudiera llevar hasta África, así que me desplace hasta Santos y de camino visité Ilhabela, para por fin conocer a Álvaro Neil, que después de 11 años viajando por el mundo en bicicleta, fui la primera persona que recibía como Warmshower. Todo un privilegio!

Tenía claro que el encuentro iba a suceder pero la incógnita siempre fue donde sería. La espera mereció la pena, ya que conocer a esta genuina persona ha sido una de las experiencias más enriquecedoras de todo el viaje.

Conoce más sobre Álvaro en su web: www.biciclown.com